Los 5 pasos para una estrategia Solomo

SoLoMo

Comencemos por el público objetivo, no por la tecnología que vamos a emplear: Cuando sabemos bien a quien nos dirigimos, a quien nos queremos dirigir y el contenido, la acción y el fin son buenos, y hay unos beneficios reales, el cliente vuelve a por más.

Identificar claramente a nuestros clientes ideales y los temas que les preocupan es fundamental y basándonos en estas dos premisas proveeremos la tecnología que nos hace falta para lograr nuestro objetivo.

Compartir también es un buen resultado: si queremos que la gente nos de su apoyo y recomienden públicamente nuestra marca tendremos que asegurarnos de que les ofrecemos algo atractivo a cambio de su respaldo. La pregunta que hay que hacerse es: “¿Qué hay para ellos?”, Y no ‘¿Qué hay para mi marca?

Añadir valor a través de utilidad: nadie va a rechazar un descuento, y menos en estos tiempos, pero solo atraeremos a la gente si les damos beneficios adicionales. Ofrecer lo que realmente necesitan, no solo una versión más barata o de menor calidad de lo que ya saben que quieren.

Simple: Una de las claves. Todo ha de ser muy sencillo, sin complicaciones. Esta es la regla fundamental para lograr una gran aceptación de nuestras acciones. La razón número uno de una mal resultado de estrategia móvil o geolocalizada es que se le pide demasiado al público. Han de obtener lo que están buscando en uno o dos pasos como máximo, si no, corremos el riesgo de que muchos de los clientes potenciales se pierdan ante la complejidad.

Construir relaciones, no espectáculo: Descuentos del 40, 50% hace unos años y no muchos, habrían hecho que nos girásemos rápidamente para ver de que se trataba. Hoy ya no nos llaman la atención. El valor real, además está en conectar con la gente, construir una relación, fidelizar. El intercambio de valor mutuo. Construir relaciones duraderas en el tiempo. Todos buscamos más clientes, pero porque no vender otro producto más al que ya tenemos, tenemos los clientes en casa ya, fidelicemos a estos y que además de aumentar nuestras ventas y recibiendo un valor añadido más allá de su compra se sientan tan satisfechos que además nos recomienden.

Autor: Nicolas Araujo

Fuente: PepeMontoro.es