Berlinale

Comunicaciones 2.0

La Berlinale, este año promete ser profundamente reflexivo sin dejar de lado al entretenimiento. Mientras se desarrolla, nos preguntamos, ¿Qué tipo de festival es la Berlinale? Sabemos que los productores lo identificaron como festival A, es decir, que forma parte de una categoría que sólo poseen los festivales con mayor relevancia dentro de un ranking internacional. ¿Qué significa? ¿Qué es lo que les hace realmente relevantes? Lo significativo es la capacidad que tienen estos eventos para generar sinergias con el sector y con el público. Esto es lo que ha hecho la Berlinale, que transforma su modelo de festival escaparate, a un modelo de festival plataforma. 

 

¿Qué acciones ha impulsado la Berlinale para conseguir esta trasnformación? Durante los últimos años el festival ha iniciado distintos proyectos, algunos de los destacados son: el Mercado de Co-producción, el fondo de financiación cinematográfica, World Cinema Found o los seminarios para estudiantes Berlinale Talent Campus. Estas iniciativas han vinculado el festival con la industria, hecho que fomenta que el sector se sienta identificado con él. Una plataforma que permite a un estudiante contactar con profesionales del sector, que le permite buscar financiación, a través de coproductores o fondos económicos, y que finalmente le permite presentar su película, no olvidará jamás el festival y siempre volverá a él.

Éste fue el caso de Claudia Llosa que pasó por el Berlinale Talent Campus, encontró financiación a través del Co-Production Market y cerró su presupuesto con el World Cinema Fund. Finalmente, el 2009 recibía el Oso de Oro con su película “La teta asustada”.

 

Así mismo este festival tiene una identidad, una personalidad distintiva que lo hace realmente diferente. Por supuesto, no son las alfombras rojas con las mejores producciones de Hollywood, ni tampoco la cantidad de prensa que acude a él, no, su gran diferencia es el público. También se trata de un festival para el público, a diferencia de Cannes donde sólo hay industria, Berlín ofrece proyecciones a una audiencia constante e incasable. Se trata de 500.000 personas que en 11 días consumen más de 400 películas.