Cataluña Territorio Tesla

Comunicaciones 2.0

El ministerio de Energía, tiene una idea sobre el autoconsumo favorecido por el ciclo de placas solares y baterías energéticas. Y la Generalitat tiene la contraria, que es utilizar su marco de competencias para potenciar al máximo las placas solares conectadas a baterías Tesla para que los ciudadanos puedan ahorrar al máximo. Para eso, se están dando los primeros pasos en el ámbito normativo que tienen como objetivo convertir Cataluña en un verdadero ‘territorio Tesla’.

 

Este movimiento está enmarcado en el Pacto Nacional para la Transición Energética. Cuando se presentó el pacto, quedó enmarcado en medio del proceso secesionista como otro paquete de medidas sectoriales para separar en lo energético Cataluña del resto de España. Pero dicho acuerdo incluye medidas que no están vinculadas a la independencia, según se reconoce en el propio documento.

 

“El establecimiento de esta primera fase no significa, de ninguna manera, que haya que esperar a disponer de todas las competencias en materia energética para trabajar en la segunda fase de transición hacia un nuevo modelo energético catalán. Hay que empezar a trabajar en esta segunda fase en el contexto político actual, mientras se avanza hacia el “autogobierno”.

 

Y el marco legal para potenciar las baterías es uno de estos aspectos. Uno de los huecos legales que se están estudiando desde la Conselleria de Empresa i Coneixementson las comunidades de vecinos. Se quiere amparar un marco legal para que en las comunidades de propietarios se puedan instalar placas solares y usar las baterías de Tesla para almacenar esa energía y reducir el consumo.

Si las comunidades de vecinos son el primer paso para facilitar el desembarco de Tesla, el objetivo final son los particulares. Por el camino, los edificios públicos pueden servir para generar masa crítica. El “autoconsumo fotovoltaico” aparece como uno de los pilares del nuevo modelo energético que se quiere para Cataluña. Así, entre los ejes estratégicos del plan, se apunta “el despliegue del autoconsumo fotovoltaico y de la generación eléctrica distribuida”. Este autoconsumo fotovoltaico debería alcanzar tres millones de edificios, según señala la presentación que al respecto ha llevado a cabo el Institut Català de l’Energia.