Cómo desarrollar una estrategia de Growth Hacking para tu negocio

Comunicaciones 2.0

Estrategias de Growth Hacking

Hacer sostenible el crecimiento de tu negocio es posible aplicando técnicas de growth hacking

El crecimiento exponencial de la emprendeduría y el nacimiento de nuevas empresas más que una moda es una necesidad de la nueva sociedad.

Cada día miles de jóvenes, y no tanto, lanzan sus ideas de negocio. Internet es un medio natural por sus realtivos bajos niveles de inversión y la flexibilidad para cambiar el rumbo cuando no se alcanzan resultados.

Pero también hay que decir que muchos de estos proyectos fracasan sin dar los resultados esperados. Existen múltiples factores que provocan ésto, pero entre los principales está el que no se logró encontrar los suficientes clientes para tener el retorno deseado.

Es aquí dónde surge la figura del Growth Hacker.

Como explican en Inbound Cycle:

“El growth hacking es una forma distinta de ver y buscar cómo hacer crecer una empresa en un mercado con el mínimo gasto de recursos posibles. Los growth hackers se encargan de redefinir los productos y su distribución para conseguir que lleguen al máximo número de personas posibles.

Los Growth Hackers son expertos en crecimiento de startups. Analizan un producto, redefinen todas las características del mismo que pueden generar crecimiento y lo distribuyen con canales y acciones que consiguen un alto número de conversiones con muy poco presupuesto”.

Aunque la mayoría de las herramientas que se utilizan para testar las ideas y buscar la necesaria conversión son gratis, es fundamental contar con un buen servidor web para tu proyecto online, ya que se va a manejar una gran cantidad de datos en la red y es importante disponer de seguridad y rendimiento para nuestro tráfico. Hay una abundante oferta de distintos servidores en función de tus necesidades a buen precio, pero debes conocer si brindan las prestaciones para aplicar de una forma rápida los cambios que tu web requiere. Fíjate si facilitan los llamados test A/B para seleccionar las mejores páginas de ventas.

Una vez decidido el alojamiento adecuado para tu proyecto es recomendable buscar asesoría externa. Un emprendedor es por naturaleza un apasionado de su idea, un consultor externo te ayudará a evaluar objetivamente la misma y aplicará las técnicas más avanzadas para que obtengas los mejores resultados. Tú conoces a fondo tu idea, el consultor en growth hacking te propondrá hacer pruebas, evaluará los resultados con la analítica adecuada, y sobre todo evitará que malgastes tu tiempo y dinero aplicando fórmulas generales que no se ajusten a tu proyecto.

Las etapas de una buena estrategia de Growth Hacking en general son:

  1. Evaluar el encaje producto-mercado, verificando si tu idea es realmente una necesidad de tus potenciales clientes y si están dispuestos a pagar por tu producto o servicio. Se investiga con tus usuarios existentes o potenciales indagando y constatando sus necesidades reales
  2. Determinar cuál es la funcionalidad de tu producto que mejor se adapta a una estrategia de marketing. Consiste en determinar que atributo o característica de tu modelo de negocio encaja mejor con una estrategia de marketing o una plataforma social.
  3. Determina la escalabilidad del proyecto y hazlo viral. En esto fue pionero el viejo Hotmail colocando un enlace al final para conseguir tu cuenta de correo gratis. Muchos les han seguido desde entonces, como Airbnb con su integración con Craiglist, Spotify con la integración con Facebook, Dropbox con su oferta de conseguir espacio gratis adicional si invitabas a nuevos usuarios entre tus amigos y cada vez más.
  4. Fideliza, Fideliza, Fideliza y optimiza lo existente. Es mucho más complicado conseguir nuevos usuarios que fidelizar los existentes. En cuanto más contentos estén, mejores referencias harán de tu producto o servicio. Y si es necesario vuelve a comenzar.

En resumen es dotar a tu proyecto de todo el dinamismo que imprime la prueba y el error.