Costes de la formación en hostelería

Comunicaciones 2.0

La formación ha sido habitualmente utilizada desde tres vertientes: una fuente de financiación para las mismas empresas, una herramienta de motivación del equipo humano, o una herramienta de mejora de las competencias profesionales del equipo humano. Evidentemente dejo al lector la valoración ética de cuál de las anteriores vertientes es la más provechosa para la empresa. En esta serie de dos artículos analizaremos en detalle un modelo “exitoso” de inversión en formación para una empresa hotelera.

1. Los objetivos de la formación

La formación se puede clasificar asimismo según su objetivo:

Formación relacionada con el mantenimiento de las competencias profesionales existentes de nuestro equipo de trabajo. La finalidad es vencer el olvido.Relacionada con la solución de un problema concreto. Por ejemplo eliminar deficiencias identificadas en los procesos de trabajo, errores de gestión, utilización errónea de los equipamientos de cocina, etc.Formación relacionada con proyectos de cambio. Cuando la dirección general de la cadena decide provocar dentro de la cadena un proceso de cambio voluntario para alcanzar nuevos niveles competitivos.La que va ligada a la evolución de las profesiones. En este caso nuestro objetivo es asegurar la adquisición de nuevas competencias motivado por el hecho de que el entorno sectorial está cambiando. Si nuestro restaurante quiere seguir siendo competitivo no tenemos elección, este tipo de formación se vuelve obligatorio.2. El enfoque económico de la formación

Hablar de formación implica pensar en el concepto de inversión, ya que todo plan de formación lleva implícita una inversión. Y toda inversión empresarial se realiza con la finalidad de obtener unos beneficios a medio y largo plazo, y en base a esto, deberíamos considerar los siguientes aspectos:

Todo proyecto de formación debe ser tratado como una parte de la inversión global de la empresaEl valor del negocio hotelero se mide solo por la combinación específica de varios factores tangibles e intangibles. En muchas empresas hoteleras se plantea la formación como algo puntual, anecdótico y desalineado, lo que implica que vamos dando bandazos en el desarrollo empresarial del negocioNo todos los gastos de formación pueden considerarse inversiones. El carácter de inversión de un gasto de formación no depende del tipo de formación, sino que depende de la forma en como nuestro hotel la gestione. Por ejemplo dejar que nuestro equipo humano se apunte libremente a los cursos que consideren, significa que la empresa no tiene una estrategia formativa, y que por tanto dichos cursos responden solamente a deseos individuales. No lo podemos considerar una inversión como tal. En cambio si la empresa plantea una propuesta de cursos formativos que se corresponden con sus líneas estratégicas de crecimiento, podemos empezar a hablar de inversión en formación.

2.1 ¿Cuáles son los gastos de formación que podemos considerar como inversión?

Los gastos de formación relacionados con proyectos de cambio. Son esenciales para garantizar la evolución de nuestro restaurante, ya que se desarrollan las capacidades productivas de la empresa. Estamos hablando de innovaciónLa formación relacionada con un proyecto de cambio, no se limita a una simple formación técnica. Ya que podría incorporar actividades dirigidas a preparar a nuestro equipo humano sobre cómo experimentar una situación de cambio futuro.Los gastos ligados a la evolución de los perfiles profesionales de la empresa. Por ejemplo cuando potenciamos las competencias del equipo de camareros o cocineros. Aquí lo más importante es renovar y actualizar el nivel de conocimiento del equipo humano.

A continuación pasaremos a analizar de forma detallada cada uno de los anteriores gastos

Los gastos de formación relacionados con un proyecto de cambio
Todo restaurante en determinados momentos de su vida recurre a planes de mejora de la calidad, plan de marketing, mejora de la experiencia gastronómica, etc. Su finalidad es buscar una mejora futura. Por ello nos interesa medir los efectos esperados de la formación. Las necesidades de la formación son fruto de comparar los niveles de competencia requeridos con los existentes actualmente. A diferencia de los gastos de formación habituales, los costes de este tipo de formación son importantes ya que es una formación que tiene un enfoque más estratégico

Los gastos ligados a la evolución de los perfiles profesionales de la empresa
En este tipo de formación es importante determinar los perfiles profesionales de nuestra empresa y sus competencias.

Este tipo de inversión prepara a la empresa para dotarse de las competencias que serán necesarias en un futuro. No obstante difícilmente nos podremos fijar objetivos, ya que lo que interesa es que nuestro hotel pueda adquirir el conjunto de competencias que nuestro equipo de trabajo necesitara para ejercer su trabajo de la mejor manera posible. En este tipo de formación podemos decir que aplicamos una “gestión preventiva” en base a las necesidades operativas del negocio

2.2 Tipos de costes en los que incurrimos en la formación

Calcular los costes de todo plan de formación es necesario no solamente para establecer la relación coste/beneficio, sino también para poder comparar entre varias alternativas de formación que nos pueda ofrecer un proveedor externo.

Los tipos de costes los podemos dividir entre:

Los costes del equipo humano. Las distintas personas dedicadas a la preparación, realización y evaluación del plan de formación. Los podríamos clasificar en función del siguiente esquema:Honorarios de diseño. Aquellos destinados a generar y diseñar los contenidos de formación. Existe un error mayúsculo en la “compra de formación” de hoy en día, y es que se plantea un precio hora en el cual está incluido tanto el diseño de los contenidos como la impartición. Evidentemente luego nos encontramos con resultados inesperados o expertos poco cualificados para impartir determinada formaciónHonorarios de impartición del profesorado. Se imputan según el tiempo destinado a la imparticiónPersonal de apoyo. Aquellas personas de la cadena vinculados con el proceso de formación.Costes de los participantes de la formación desligados del proceso de producción. Los costes salariales y las cotizaciones a la seguridad social que pagamos como empresaLos costes de equipos. Este tipo de costes se presupuesta teniendo en cuenta la amortización de las salas donde se va a impartir la formación, y el coste de mantenimiento de los equipos (ordenadores, pizarras, cañones de proyección, etc) . Una forma de asignar el coste es realizándolo de forma proporcional a la superficie de la sala.Los gastos financieros. Se producen en el caso de que pidamos un préstamo al banco para financiar los equipamientos e instalaciones de formación. Recomiendo contabilizar los intereses de la deudaLos gastos de funcionamiento. Estos gastos corresponden a gastos de desplazamiento y alojamiento de los formadores, alquiler de instalaciones y equipos (proyector, etc), materiales pedagógicos (el coste de impresión de los manuales), suministros (el coste de la electricidad o gas).

2.3 El cálculo del coste de formación

Toda acción de formación tiende a ser valorada en función del valor de su coste/hora. Esta es una práctica peligrosa por el simple hecho de que se asume como norma de gestión. Y a partir de dicha norma se busca en el mercado el coste/hora más bajo. CRASO ERROR.
El cálculo del coste de la formación tiene su ventaja en la empresa hotelera si la enfocamos desde el punto de vista del “coste de no realizar la formación”. Es decir, podemos estimar muy fácilmente que supone el no realizar un curso de formación que nos permitirá solucionar determinado problema, o pero aún el coste de la mala calidad de una formación realizada. Esto es lo que debería realmente preocuparnos, y no el coste hora al cual contratamos un curso de formación.

La inversión en formación específica produce conocimientos y competencias que solo tienen valor dentro del entorno empresarial en el que se ha realizado (por ejemplo la formación en el seno mismo de la empresa). La inversión en formación genérica produce conocimientos y competencias que pueden ser valoradas por todo el sector (por ejemplo, la formación que realizan las escuelas de formación profesional en hostelería)

En la segunda parte de este artículo, analizaremos y desarrollaremos en detalle el procedimiento general a seguir en la elaboración de un pliego de condiciones de un proyecto de formación, así como el proceso de evaluación a llevar a cabo para evaluar los efectos previstos y reales que se derivan de la aplicación de dicho proceso formativo.

Luis Codó
Director Académico ISGEG
Instituto Superior de Gestión y Gastronomía
www.isgeg.org

Source: recursoshotel.info

See on Scoop.itEstrategias Competitivas enTurismo: