De fiesta a funeral:

Eventos

Una vez más un evento que se suponía tenía que ser motivo de celebración , termino en tragedia en Argentina. “La música no mata” dicen muchos, pero el país entero nuevamente se viste de luto y nadie quiere hacerse cargo. Primero fue Cromañon hace ya más de 10 años, durante un concierto de Callejeros, una de las bandas de rock mas populares del país, 194 jóvenes perdieron sus vidas durante un incendio provocado por vengalas estando las puertas de emergencia clausuradas. Hoy, una década más tarde, se vuelven a cometer los mismos errores y las víctimas son los fans que pagaron la entrada a su muerte.

El pasado fin de semana, en la pequeña ciudad de Olavarría, en las afueras de Buenos Aires, el “Indio Solari”, ídolo musical argentino, montó un mega show a puro rock con más de 550 mil asistentes. La “misa ricotera”, como muchos llamaban al tan esperado último recital del Indio, dejó dos muertos y muchos heridos de gravedad producto de una avalancha. ¿Qué falló para que el tan ansiado encuentro haya terminado en desgracia? La organización. La música no mata, pero la codicia sí. En Olavarría, el Indio insistió con un modelo comercial de mínimo costo y máxima ganancia que probó ser una bomba de tiempo que mandó gente al cementerio, que terminó en saqueos y disturbios, en chicos varados a miles de kilómetros de casa y con una pequeña ciudad en emergencia.

El colapso ocurrió en las primeras horas del domingo, cuando la multitud se retiraba del recital y solo había tres salidas, lo que provocó la aglomeración y la desesperación de la gente al no poder salir ni moverse. El amontonamiento de gente derivó en una avalancha que causó la muerte de dos jóvenes que habían viajado hasta la ciudad para disfrutar del recital. ¿Cómo podemos evitar estas desgracias en el futuro? Diego Cabot, un especialista en organización de eventos habló con el diario La Nación y dio a conocer los dos aspectos más importantes a la hora de montar un evento de estas dimensiones. En todo Latinoamérica, conciertos y fiestas se ven manchados de sangre por inseguridad y negligencias, es por eso que es primordial diseñar un buen operativo de seguridad explica el experto. En la misa ricotera para los 550 mil asistentes que hubo, se tendrían que haber tenido por lo menos 9000 encargados de seguridad. El fiscal a cargo de investigar la tragedia declaró que habían solo 1400 personas de seguridad y 1000 policías. Luego, el otro punto más importante es la sectorización del predio. La no sectorización de la gente es uno de los grandes problemas organizativos para generar pulmones y pasillos de escape.

Esperemos que las lamentables muertes de estos chicos sirvan por lo menos para hacer conciencia, y que nunca más se escuche a alguien decir que la música mata.

Fuente:

El Indio Solari en Olavarría: ¿Se podría haber evitado la tragedia?

La arquitectura que implica el armado de un show de semejante magnitud estaba errada y repleta de imperfecciones ¿Una tragedia que se podría haber evitado? La “misa” ricotera comandada por el célebre Indio Solari acabó en desgracia. Un esperado encuentro en Olavarría que debía haber sido una celebración terminó con la vida de dos personas .