El Evento y su Fuerza

Eventos

El turismo de eventos de negocio, conocido como MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions) es una fuente de recursos y oportunidades económicas de gran magnitud, especialmente en ciudades muy atractivas al turismo a nivel mundial, como lo es, en este caso, la ciudad de Barcelona.

De hecho, según los datos de 2016 de Turismo de Barcelona, tan solo en ese periodo se llevaron a cabo más de 1.500 convenciones, 271 congresos y 133 cursos.

Si bien en el año 2015, un 77 por ciento de los ingresos correspondían a eventos internacionales y un 23 por ciento a nacionales, este año parece que los porcentajes se han equiparado un poco, colocándose a poca distancia las dos modalidades (50 por ciento nacional y 50 por ciento internacional a día de hoy). Actualmente se nota que la economía española se ha fortalecido y que las empresas vuelven a celebrar eventos de gran magnitud. Eso sí, siempre controlando mucho el presupuesto y asegurándose el retorno de la inversión.

En los últimos años, hemos sido testigos del desarrollo e implantación de nuevas aplicaciones, tecnologías y redes sociales que han resultado ser nuevas herramientas de comunicación corporativa que se deben adaptar para ofrecer los servicios más punteros.

También se ha observado un incremento de e-meetings y webinars. Aun así, la fuerza de un evento está muy vinculada a la capacidad de convertirse en un punto de encuentro que favorezca la interacción personal y la comunicación interpersonal, por lo que las actividades presenciales mantienen una arraigada tradición. Tal como se ha reflexionado en los últimos congresos del sector, la tendencia actual pasa por la hibridación, es decir, por la organización de eventos que cuenten con una ejecución presencial, pero que a la vez tengan un importante componente virtual.