#GrowthHacking : El profesional que toda empresa que quiera crecer debería tener

Comunicaciones 2.0

‘Growth hackers’, lo que necesita una empresa para crecer

Ver más

Si le cuentas a alguien que eres growth hacker es probable que en su cara veas una mueca de extrañeza. Si, en cambio, al mismo interlocutor le dices que te dedicas a aumentar el número de usuarios o clientes de un negocio a través de una práctica de marketing on line es más probable que entienda de qué le hablas. Y es que el growth hacking, aún desconocido para la mayoría, es una profesión para el futuro inminente, que ya ha dado sus primeros pasos.

El término fue ideado en 2010 por Sean Ellis, creador de la web Qualaroo y fundador de la comunidad growthHackers.com, en Silicon Valley. Es allí donde esta profesión de nuevo cuño ha progresado rápidamente y está apoyado a empresas, principalmente de internet, en su estrategia de alcanzar la masa crítica de usuarios.

“Un growth hacker es un profesional cuyo único norte es el crecimiento”, definió Ellis. Pero no es un profesional del marketing tal y como lo conocemos. Según Val Muñoz, un growth hacker español que hace 15 años que se instruye en esta materia, “se distingue del habitual profesional del marketing on line en que tiene una forma de 360 grados ver el mundo de las start up”. La diferencia estriba en que mientras los primeros se centran en captar visitas y se olvidan una vez que los visitantes entran en la web, el growth hacker tiene puestas sus miras en la estrategia para lograr a que esas visitas puntuales se conviertan en visitantes estables.

Estos nuevos profesionales entienden de programación, además del desarrollo del producto, y saben crear una web. Pero lo verdaderamente importante es que “un growth hacker lo mide todo”, explica Muñoz. Medir y testar es lo suyo, y eso le hace “interesante para las empresas que empiezan por su meta de crecimiento”.

El uso de growth hacking es un hábito más que importante para empresas como Linkedin, Youtube, Dropbox, Paypal, Twitter o Netflix. La plataforma de alojamiento on line Airbnb también logró un crecimiento muy jugoso gracias a este sistema porque supo atraer a sus potenciales usuarios desde una plataforma que ya congregaba a millones que buscaban alojamiento, Craiglist. Estableció enlaces entre ambas y así quienes publicaban una oferta en Airbnb tenían el ofrecimiento de hacerlo también en Craiglist, lo que facilitó la fuga de usuarios de una a otra. Hasta que esta última arregló el fallo.El growth hacking es una técnica fundamental para las start up porque les ayuda a sacar provecho de su potencial con su mínima capacidad de inversión. Pero también para las grandes tecnológicas, que “se pueden favorecer de la labor de equipos de growth hackingpequeños. En Estados Unidos “es habitual que las grandes empresas, sobre todo aquellas con mentalidad de start up, como Apple o Google, tengan growth teams“, cuenta Muñoz.

Autor del blog Growth Hacking Labs, Muñoz tiene su propia start upon line pero también asesora a otras empresas. “En España hay gente que trabaja con una metodología similar a la de un growth hacker, pero hoy por hoy los growth hackers como tales son muy difíciles de encontrar“. Así, un profesional de esta materia gana en EEUU entre 80.000 y 200.000 dólares anuales, y de momento “en España las empresas buscan a personas con perfiles similares”, que, explica Muñoz, son contratados por no menos de 50.000 o 60.000 euros anuales.

Si el fin máximo de estos profesionales es procurar el crecimiento, su tesoro es la información que poseen de los usuarios. Así, su labor se basa en utilizar dicha información -hábitos de compra, gustos o necesidades- y, partiendo de su medición, analizarla para generar contenidos o productos que empujen a los usuarios a realizar una acción, ya sea una compra o compartir un contenido en las redes.

El trabajo del growth hacker permite dar con el producto que encaje con las necesidades del usuario, en lugar de hacer sólo que el usuario se interese por un producto que no se amolda a sus gustos o necesidades. Así, la campaña de marketing será más directa y su efectividad, mayor.

La viralidad es un importante objetivo del growth hacker,. Aunque el fin último es que se consuma un servicio o producto, también lo es que el usuario lo recomiende y que la compra o acción no sea única, sino que se convierta en un gesto habitual.

Para lograr estos propósitos, Internet pone sus recursos a disposición del growth hacker. Así, cuenta con técnicas de growth hacking como el la utilización de los botones de compartir o los vínculos de acceso. Y entre las múltiples herramientas que emplea un growth hackerdestacan las de analítica web, que le permiten hacer un seguimiento completo de cada cliente o usuario o incluso de personas que no lo son aún para evaluar si pueden llegar a serlo. Luego, explica Muñoz, puede emplear cualquier canal, como foros, redes sociales o anuncios en Facebook,para testar si obtiene los resultados que esperaba.

Fuente: El Mundo