MWC: Barcelona no passa de moda

Eventos

El Mobile World Congress (MWC) se queda en Barcelona. Pese a la huelga de TMB, y la decepción de la organización derivado de los paros, la GSMA, organizadora de la cita, ha confirmado su apuesta por Barcelona tras informar de que la presente edición de la feria, que ha cerrado las puertas este jueves, ha batido su record de asistencia, al recibir la visita de 101.000 congresistas. El incremento del número de visitantes provocará también un mayor impacto económico del previsto, que era de unos 460 millones de euros para 95.000 asistentes.

Se trata de un incremento de los participantes del 6% respecto de la anterior edición, ha informado la GSMA en una nota, en la que concluye que el MWC del 2017 tendrá lugar en Fira Gran Via del 27 de febrero al 2 de marzo de 2017, reafirmando la apuesta por Catalunya.

“El MWC ha batido un récord significativo en esta edición del 2016 superando los 100.000 visitantes por primera vez”, ha apuntado John Hoffman, consejero delegado de la GSMA, en una nota. “Una vez más, hemos podido disfrutar de un evento de lo más estimulante, con conferenciantes de primer nivel y con presentaciones de productos que marcarán las tendencias en la industria de ahora en adelante”, ha añadido. Realidad virtual, coches autónomos, internet de las cosas y, cómo no, móviles, han marcado la edición de la feria.

El impacto económico del MWC será de 465 millones de euros

No estará el protagonista de las últimas tres ediciones, pero a cambio desembarcan los responsables de dos fenómenos que han revolucionado el mundo tecnológico. El Mobile World Congress 2017 (MWC) llega con dos cabezas de cartel de lujo: el consejero delegado de Netflix, Reed Hastings, y el fundador de la empresa creadora de Pokémon Go, John Hanke.

Así lo ha anunciado este miércoles el organismo organizador del gran congreso de los móviles, la GSMA. No estará Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. “Tenemos que ir rotando los ponentes”, ha argumentado el responsable de Marketing de la GSMA, Michael O’Hara.

Tecnicismos aparte, es una gran notícia para la ciudad el poder albergar eventos como este que la dotan de experiència y sobretodo mucha reputación. Barcelona no muestra señales de haver pasado de moda.