Oscars 2017: una pifia para la historia.

Eventos

Si hubiese algún Top 10 de los eventos con mayor repercusión y mejor organización a nivel mundial, bien seguro que la gala anual de los Oscar estarían en una de las posiciones más altas del ranking. Sin embargo, en la edición del 2017 ocurrió algo difícil de olvidar.

Todo seguía su curso de manera habitual, esta vez algo influenciada por la reciente elección a la presidencia de los Estados Unidos del polémico Trump, donde los mensajes en su contra no hacían más que repetirse. Pero por lo que de verdad será recordada esta gala será por un fallo en la entrega de los sobres, los cuales otorgaban el premio a Moonlight, y no a La La Land, como así anunciaron los encargados de dar el premio.

Y es que aquí vino todo el lío, donde entre un momento confuso y revuelo en el escenario, finalmente el premio fue a parar a su auténtico destinatario. Ahora, días después de este tremendo momento y tras haber dado la vuelta al mundo las imégenes correspondientes, se buscan responsables a semejante fallo.

Los cabeza de turco parecen ser los dos únicos responsables de los sobres con los nombres de los premiados, Martha Ruiz y Brian Cullinan. Estos son los encargados de dar los sobres en el momento adecuado, además de ser los únicos sabedores de quienes son los ganadores de cada estatuilla. Por lo tanto, se tiene localizado el fallo y de bien seguro que la Academia tomará cartas en el asunto.

https://i2.wp.com/www.infobae.com/new-resizer/Vq4GVovWwTxZXveTrMjYCsA0lik=/600x0/s3.amazonaws.com/arc-wordpress-client-uploads/infobae-wp/wp-content/uploads/2017/02/27022148/error-ganador-de-oscar-1920-2.jpg?resize=424%2C238

De momento, esta ya ha salido al paso de las acusaciones y ha pedido disculpas por ello, donde también afirman que se han iniciado investigaciones para esclarecer los sucedido, así como de tomar acciones de cara al futuro.

Ya como conclusión, cabe destacar la importancia de una buena organización en todo evento, cuanto más en una gala de estas caracterizadas por una imagen impectable, así como su prestigio a nivel mundial. Los recursos son amplios a nivel presupuestario, y la experiencia es máxima en un evento anual, por lo tanto, la crítica es más que justificada.