El móvil es mucho más que otra vía para llegar al cliente

SoLoMo

El móvil es el actor principal de muchas discusiones cuando se habla sobre cómo son los consumidores de hoy en día.

Muchas veces se centra en el hecho de que es el epicentro de las acciones cotidianas para interactuar con las personas.

Esto es debido al uso cada vez más extendido y elevado por la cantidad de cosas que se puede llegar a hacer con él.

Para las marcas, se han convertido en una vía con la que llegar a conectar con sus consumidores, una herramienta con la que abarcar más clientes.

Quizás este punto de vista ha hecho que se caiga en la monotonía de pensar que es una vía más y no una forma diferente de llegar a ellos.

Caer en ese punto de vista, pero, puede ser erróneo tal y como comentan en Econsultancy con su estudio sobre las tendencias digitales.

A día de hoy la experiencia del consumidor es omnicanal, siendo el móvil uno de los principales soportes para ello dado que está integrado en la vida de las personas.

Se ha vuelto un elemento fundamental y parte de nuestro estilo de vida.

Con este puedes hacer todo tipo de acciones desde compras, transacciones, consultas entre otras.

Los días en que se llegaba al cliente a través de estrategias “push” han quedado atrás.

Para llegar a este has de diferenciarte, ofrecerle algo de valor que le haga recurrir a ti.

¿Qué soluciones se pueden integrar?

Ante todo, simpleza, que es lo que ayuda a atraer.

Soluciones y apps complicadas consigue que el usuario desista en ella.

Tener una estética atractiva, facilidad de uso y velocidad permite a los clientes practicidad para sus compras.

Si a todo eso le añades mejorar la experiencia del cliente en la tienda para potenciar el comportamiento de compra, pagos y fidelización potencias la experiencia.

Aprovechar la baza de que el teléfono móvil almacena toda la información sobre las acciones de los usuarios es un factor a favor para mejorar su experiencia.

Y toda esta evolución  se plasma en la nueva indexación de Google basada en el móvil, con lo que la tendencia es algo ya real.

Gracias a estos contrastados puntos de vista, la realidad pasa en que los marketinianos empiezan a cambiar su rumbo.

La reflexión pasa en centrarse en dejar de verlo como una vía más de acceso al cliente, sino en algo más estructural.

Se trata pues de un cambio de hábitos en el que el cliente es el principal conductor de las acciones.

Centrar las experiencias en sus necesidades, expectativas y deseos potenciará su satisfacción.

Los indicadores que en un futuro próximo serán clave pasan por las acciones de los clientes como recomendar o lo relacionado con la marca.

El customer experience habla ya en SoLoMo, ¿Tu empresa también?

 

Fuentes: