#ProductividadPersonal : No trabajes “fluye”

Comunicaciones 2.0

NO trabajes FLUYE

1. Decora y aduéñate de tu lugar de trabajo.

Es de suma importancia que previo a comenzar a trabajar bajo esta modalidad,  pienses en el lugar ideal para llevarla a cabo todos los días. No es necesario invertir todos tus ingresos en decorar tu hogar para tener tu propia oficina,  pero sí es indispensable que encuentres un ambiente separado del resto de la familia donde puedas enfocarte, pensar, recibir o realizar llamadas y elaborar todas tus actividades.

Si te gusta salir de casa, vestirte, arreglarte y definir horarios,  un bar tranquilo u oficinas compartidas son las opciones ideales para que puedas separar el trabajo de las demás áreas de tu vida.

2. Define un orden y rutina laboral.

Tienes la flexibilidad de trabajar en horario cortado, fuera del típico “9 a 18 hs”, hacerlo muy temprano en la mañana o promediando la noche. Pero siempre debes procurar encontrar una jornada de trabajo ideal y luego cumplirla al pie de la letra.

En lo concerniente a objetivos prefijados,  lo mejor es llevar un orden de prioridades y tareas a cumplir estableciendo cuánto tiempo le dedicarás a cada acción y de qué manera lo llevarás a cabo.

Puedes realizarlo desde la aplicación móvil que más te guste y realmente te ayudará mucho a organizarte y lograr la productividad que necesitas para triunfar.

3. No trabajes full life

La oficina nos permite entre otras cosas realizar un corte mental ni bien cruzamos la puerta de salida. Ahora, cuando trabajas desde tu casa ese quiebre en donde tu cabeza se activa para disfrutar de los amigos, el gimnasio, estudio o hobbies se vuelve difuso y en muchas oportunidades prácticamente es nulo.

A la larga, estar siempre alerta al sonido del celular, a un mail de último momento, o  a adelantar  una tarea que tiene fecha límite en una semana por las dudas no llegues a tiempo,  te causaran stress, ansiedad y sensación de agobio.

Por el contrario el equilibrio y las actividades placenteras te darán esa dosis de energía que necesitas para encarar cada problema laboral como un desafío y cada labor rutinaria como una oportunidad de resaltar. De esta manera, no sólo serás más productivo en tu empleo sino más pleno en toda tu vida.

4.  Invierte en equipamiento cómodo y ergonómico

Todos los requisitos de acondicionamiento como sillas, escritorios, monitores, espacios de relajación están contemplados y pensando en una oficina tradicional,  pero ahora eres tú el responsable de darle a tu cuerpo aquellos objetos que necesita para preservar la salud.

El respaldo de las sillas, la altura justa de los escritorios, un lugar para distenderse en un break o la luz que entra por la ventana son aspectos que debes tener en cuenta para trabajar placenteramente y evitar contracturas o problemas de circulación.

5. Establece tus propias metas e incentivos.

Es muy fácil perderse en las tareas cotidianas y cuando menos te das cuenta es fin de año o alguna fecha significativa y llegas a la conclusión que las riendas de tu presente laboral se han llevado solas sin que tú hayas podido elegir y dirigir tu esfuerzo.

Es por eso que es vital que puedas pautar con tus empleadores metas de trabajo con objetivos a mediano y largo plazo para que te motiven en el crecimiento de tu carrera y eviten un estancamiento.

Fuente: SitiosSimple