Rock en Cuba

Eventos

El pasado año la banda británica liderada por Mick Jagger, los Rolling Stones, dió un concierto gratuito al aire libre en Cuba. El mismo donde tocaron todos sus mayores éxitos, incluyendo ‘Jumpin’ Jack Flash’, ‘It’s Only Rock ‘n’ Roll’, ‘Paint It Black’, ‘Honky Tonk Women’, ‘Start Me Up’, ‘Brown Sugar’, You Can’t Always Get What You Want’ y ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’, además de unas cuantas sorpresas, tomó lugar en la Ciudad Deportiva de La Habana el 25 de marzo ante una audiencia estimada de medio millón de espectadores. Fue la noche más rockera en la historia de La Habana y el primer evento gigante de rock en la historia de Cuba. El mismo Jagger dijo: “el show en Cuba fue sencillamente asombroso. Fue un momento increíble; había un mar enorme de gente que llegaba hasta donde alcanzaba la vista. Se sentía el entusiasmo de la multitud de personas y eso fue, para mí, el momento culminante”.

Ante tan excepcional acontecimiento, la pregunta es  ¿quién ha pagado todo esto? El Gobierno cubano no está para costear un espectáculo como el de los Stones y, aunque estuviera en disposición de hacerlo, cuesta creer que quisiera. Hay que tener en cuenta que es un país donde oír géneros musicales como el rock estuvo durante mucho tiempo mal visto tras la revolución de 1959. Fue entonces una fundación benéfica vinculada a una asesoría financiera con base en Curazao quien ha corrido con los gastos del debut la banda de Jagger y Richards en Cuba. Según la revista ‘Billboard’, ni los Stones ni AEG, la empresa que lleva sus giras, obtuvieron beneficios del concierto habanero. Sin embargo, la misma fuente habla de un montaje para el que ha habido que desplazar 61 ‘containers’, un Boeing 747 y 350 personas. La devastada economía de Cuba apenas puede conseguir los productos más básicos, mucho menos todos los equipos electrónicos y las bagatelas necesarias para producir el circo tecnológico que es un concierto de rock moderno. Prácticamente todo, desde las torres de luces hasta las botellas de agua, tuvo que ser conseguido en otra parte y traído por vía aérea. Los mismos Rolling Stones acordaron hacer el concierto gratis, pero todos esos suministros tuvieron que ser pagados. La revista Rolling Stone reportó que poner el concierto en escena costó $7 millones.