SoLoMo: nuevas oportunidades en el ámbito del Marketing Digital

Estrategias de Marketing, SoLoMo, Técnicas de Ventas

En el ámbito de internet, muy a menudo aparecen nuevas tendencias que intentan anticipar cómo será la red del futuro. La mayoría de las veces son palabras o siglas extrañas en inglés acuñadas por algún experto visionario del medio digital. En algunos casos, la tendencia se consolida y nos ayuda a entender un poco mejor lo que está pasando para poder tomar mejores decisiones.

El SoLoMo marketing no escapa a esta descripción. Una palabra que puede resultar extraña a primera vista y que no es más que un acrónimo de tres palabras anglosajones: Social, Location y Mobile. La idea detrás de este concepto está basada en la interacción de estos tres elementos. El  término fue lanzado por  Matt Cutts, un ingeniero de Google, en el año 2011. Desde entonces, este fenómeno aplicado al marketing digital no ha parado de crecer. Tanto las aplicaciones como las acciones o campañas que intentan sacar provecho de esta combinación de factores han cosechado grandes éxitos. Hasta el propio buscador de Google ha adatado su algoritmo en 2015 para que sea cada vez más SoLoMo y ya ha comenzado a incluir los perfiles en redes sociales en la parte derecha de las SERPs, lo que se conoce con el nombre de Knowledge Graph o Gráfico de Conocimiento.

El uso cada vez más generalizado de los smartphone ha supuesto un nuevo modo de actuar en internet, sacando a la calle las redes sociales y el ecommerce. Si le unimos la geolocalización ya tenemos todos los elementos para interactuar aquí y ahora: la convergencia de estos tres aspectos obliga a replantear el modo en el que la marcas se comunican con sus clientes y cubren sus nuevas necesidades.

En nuestra vida cotidiana lo social, lo local y lo móvil convergen. El verdadero potencial del SoLoMo reside en la combinación de las tres áreas.

Antes de explicar las implicaciones y la trascendencia para el marketing actual de este fenómeno, echemos un vistazo a los tres aspectos de SoLoMo – social, local y móvil.

 

 

 

Social: los consumidores son un seres sociales por definición.

No hay más que observar cómo utilizamos la tecnología hoy en día y la importancia que tienen las redes sociales en nuestra forma de relacionarnos. Son espacios digitales donde interactuamos, contamos y conversamos. El ser humano es irremediablemente social, disfruta compartiendo con los demás aquello que está haciendo, lo que acaba de comprarse, el vídeo que está viendo en Youtube o ese momento de diversión a través de una foto. La máxima que podríamos aplicar es: si no lo compartes, no ha existido.

Actualmente los consumidores son más propensos a consultar recursos de terceros y sus redes sociales para informarse sobre productos y servicios. El social media hoy en día adquiere nuevas funciones en el proceso de compra como: la búsqueda de asesoramiento, leer o escribir comentarios o el intercambio de experiencias a través de las redes sociales que influyen en la toma de decisión. El 62% de los compradores online leen los comentarios relacionados con el producto en el Facebook de sus amigos y el 75% de estos compradores clica a través del portal web del retail. (fuente: Sociable Labs Social Impact Study). Todos podemos asumir el rol de prescriptor de una marca con sólo ofrecer una opinión en redes sociales.

El usuario no solo está dispuesto a compartir sus vivencias y sus experiencias. Está ávido de contenido. Las empresas han de ser conscientes de ello y saber sacarle partido en su favor: hay que darle razones para que siga a nuestra empresa, interactúe con nosotros en las redes sociales, se interese por nuestras promociones y comparta nuestros productos. Tenemos que estar preparados para sacar el máximo provecho a este nuevo perfil de “prosumer” que usa las redes sociales tanto para consumir como para compartir información y contenidos.

Local:  los consumidores buscan en su entorno más cercano

Se sabe que más del 30% de las búsquedas en Internet tienen un propósito y un origen básicamente local, y que más de la mitad de las mismas conllevan a una acción al cabo de una hora; y esto está ocurriendo cada vez con más frecuencia con los usuarios de smartphones. Nos gusta saber lo que se encuentra cerca de nosotros y que actividades u ofertas están a nuestro alcance en nuestro alrededor.  Este elemento es muy importante para aquellos modelos de negocio, como restaurantes, bares o tiendas físicas, en los que su sede física es fundamental. En este sentido la geolocalización ha abierto nuevas posibilidades tanto a nivel de visibilidad (localización para que encuentre nuestro negocio) como a nivel de interacción (conectar con los clientes y entablar una conversación). Aplicaciones como Foursquare, Google My Business, Facebook o Tinder utilizan sistemas GPS, permitiendo informar a la propia red de que nos encontramos en un sitio específico. De esta manera, nos permite ofrecer estratégicamente al usuario un beneficio inmediato tomando como base su localización.

El 25% de los consumidores utilizan servicios basados en geolocalización. La proporción de propietarios de teléfonos inteligentes que utilizan los servicios de localización ha crecido casi un 35% en menos de un año llegando hasta el 74% en febrero de 2012. El potencial de la geolocalización reside en la posibilidad de que los consumidores encuentren las ofertas que tienen alrededor. Así es posible llegar a los clientes a través de su ubicación geográfica y utilizando herramientas como los mensajes ‘push’. Existen un sinfín de plataformas y aplicaciones acercan al consumidor con los negocios locales. Estas aplicaciones tienen la capacidad de generar valor basándose en el  conocimiento y las recomendaciones de los clientes, ofertas exclusivas para una zona geográfica determinadas. El 38% de los propietarios de teléfonos inteligentes estaban abiertos a recibir mensajes promocionales a través de SMS cuando los mensajes se basan en su ubicación (fuente: Consumer Perceptions of Mobile Marketing for Strongmail). Esta estadística revela una posible oportunidad de marketing local.

Móvil:  Consumidores en movilidad y siempre conectados

Es la pieza fundamental que hace encajar todas las demás. Los smartphone han revolucionado nuestra forma de informarnos, de comunicarnos y de consumir. Los dispositivos móviles se han convertido en un elemento básico en nuestras vidas. Un estudio de AIMC señala que el móvil es el principal dispositivo de conexión a internet para 9 de cada 10 internautas.

Cada vez más se utilizan para realizar compras directas o buscar la localización de algún establecimiento, así como las distintas opiniones que otros usuarios tienen de esos productos o servicios sobre los que se está buscando. Las estadísticas indican que más del 60% de los usuarios accede al contenido de social media, a través de disositivos móviles.

Los compradores de hoy están a diario en contacto con marcas mediante diferentes dispositivos y plataformas. El canal de comunicación con las marcas cada vez se hace más complejo ya que incluye distintos  dispositivos en distintos momentos (cross channel marketing o estrategia integral multicanal). Sin embargo,el dispositivo móvil nos permite estar conectado las 24 horas sin limitación geográficas. El 82% de la gente que posee un teléfono inteligente, dijeron que siempre tienen sus teléfonos con ellos cuando están en las tiendas (fuente: Vibes Mobile Consumer Report). Los dispositivos móviles están modificando los comportamientos de los consumidores, a menudo éstos saben más que el propio personal comercial de la marca. Tienen acceso a información contrastada, pueden comparar ofertas similares o conocer la opinión de otros usuarios en el propio lugar de venta. Es un hecho que hay que tener muy en cuenta a la hora de enfocar la venta del producto.

Las empresas no solo tienen que tener optimizada su web para los dispositivos móviles, además tienen que generar contenido y crear campañas y acciones específicamente para este canal, aprovechando las herramientas a su alcance. Aplicaciones como Instagram son un ejemplo de como ha cambiado nuestra manera de utilizar el móvil para compartir con nuestros seguidores.

 

 

 

 

 

 

Integración: lo local se mezcla con lo social y con lo móvil.

Foursquare fue una de las primeras aplicaciones que supo ver de donde iba a venir el viento y es un ejemplo bastante claro de lo que se espera – como mínimo – de esta nueva tendencia de mercado. Lo SoLoMo une en un único producto accesible desde el móvil (una app, efectivamente) la parte cercana que aporta lo local, como por ejemplo encontrar dentistas en tu barrio o floristerías con ofertas , con la parte social media de poder compartirlo con todos tus contactos de la aplicación o de las redes sociales, como el inevitable checkin compartido en Facebook o en Twitter.

Grupalia, Groupon, Wallapop, Tinder, Waze o Localmind son ejemplos de aplicaciones en sectores muy dispares que marcan los nuevos modelos de consumo y de relación. Son la demostración clara de lo que puede aportar de diferenciador el SoLoMo: no sólo ves lo que hay en tu entorno, también preguntas a la gente que está cerca que puedes encontrar.

Pero la mezcla de lo social, lo local y lo móvil tiene muchas más ramificaciones, como por ejemplo el pago por servicios (en los que iOs y Android, Apple y Google, mantienen una dura luchan) y en el que actores nuevos están también intentando encontrar un hueco de mercado.

Esta convergencia permite a los responsables de marketing hyper segmentar su público – llegando al cliente adecuado, con el mensaje  adecuado y en el momento y lugar adecuados. Los responsables de marketing, que se están acercando al actual consumidor SoLoMo con una nueva mentalidad, están profundizando en un emocionante territorio con un montón de oportunidades. La tecnología actual es suficiente madura para saber cómo los consumidores se comportan en ese momento crucial en el que están dispuestos a tomar decisiones de compra.

Los continuos movimientos que realizan los consumidores en diferentes plataformas y canales, hacen que los responsables de marketing tengan que establecer una estrategia integrada. Un cliente puede realizar un check in, buscar información en internet, consultar la web de la tienda y volver a Foursquare para comprar un producto/servicio ofertado. Inmediatamente puede estar posteando en su muro de Facebook, Instagram o cualquier otra plataforma  una foto relacionada con su compra.Las estrategias de marketing tienen que tener en cuenta esas interacciones en diferentes entornos sociales.

Un enfoque nuevo implica un cambio de mentalidad

Ahora más que nunca es responsable de marketing debe ser empático y colocarse en la piel de cliente para identificar donde la experiencia del cliente puede sufrir una interferencia y no ser completa. Para ello es necesario adoptar una mentalidad de apertura, de curiosidad, hacerse preguntas y considerar cuidadosamente cada paso del ciclo de compra independientemente del tiempo y del espacio.

Se debe escuchar las conversaciones que tienen lugar en este nuevo espacio. No existe una única solución posible, implementar soluciones en este mundo de oportunidades requerirá experiencia y creatividad. En este contexto, tienen que pensar en clave social (marketing de contenidos, social data, campañas y anuncios sociales,…), actuar en el ámbito local (SEO local, check-ins sociales, anuncios push,…) e invertir en tecnología móvil (optimización web y experiencia de usuarios, anuncios móviles, aplicaciones geolocalizadas,…).

Por supuesto, el objetivo fundamental es la venta de productos o servicios, pero no solo hay que cumplir con las expectativas del consumidores. Hay que propiciar que esté dispuesto a compartir su experiencia y quiera recomendar la empresa a otros. Su papel de prescriptor e influenciador es fundamental.

Oportunidades en área del SoMoLo

Una exitosa estrategia de marketing SoLoMo tiene que estar enfocada no sólo a incrementar el número de ventas sino también a transformar los comportamientos de los consumidores. Cuando las campañas SoLoMo son exitosas, el engagement que tiene el consumidor sobre nuestra marca crece. Los consumidores se sienten conectados a la marca y pasan a convertirse en defensores leales de la marca. Mediante el intercambio en redes sociales los consumidores pueden contribuir a construir y consolidar la imagen de marca. Los consumidores leales también están dispuestos a ofrecer información y a ayudar a identificar los problemas que la marca puede mejorar.

Éste el germen de SOLOMO, que no ha hecho más que empezar. La tendencia es a la integración total del ecommerce, aplicaciones móviles y redes sociales. Todo a golpe de clic, en pocos segundos podemos conocer los productos o servicios disponibles a nuestro alrededor, conocer la opinión de amigos acerca de estos y completar el proceso de contratación. Todo rápido y sencillo.

Editado por: Alex Ferrer Zamora

Fuente: SoLoMo: nuevas oportunidades en el ámbito del Marketing Digital