Turismo Competitivo: Cómo crear la Marca de un destino turístico?

Comunicaciones 2.0

¿Qué significa ser una marca destino? ¿Cómo encaja esto dentro del paradigma del marketing turístico? La respuesta está en la Riviera Maya.

Marca destino es un concepto utilizado en el marketing para referirse al valor intangible o reputación de una locación a través de múltiples dimensiones de ésta, como su cultura, sus deportes, empresas, organismos, turismo, etc. La idea original es de Simon Anholt quien introdujo la marca país en primera instancia, surgiendo derivaciones posteriores como la marca ciudad o en este caso, la marca destino.

Justo como sucede con el marketing de productos y servicios, la marca destino halla su lugar dentro de una estrategia que busca destacar las ventajas competitivas de una entidad, diferenciándola del resto del mundo, para afianzarla como un magneto de turismo, inversiones y oportunidades. No cualquier punto geográfico puede ser denominado así, pues la marca destino solo existe en la medida en que el público la percibe.

Una marca destino no es un logotipo, un sitio web o una campaña; es el resultado de las percepciones de sus visitantes y habitantes, sumadas la personalidad y atractivos diferenciales del lugar. Así, una verdadera marca destino tiene ventajas competitivas que no son replicables por ninguna otra en el mundo.
La Riviera Maya, una lovemark

La Riviera Maya es un extraordinario ejemplo, por su historia, su enorme oferta y por el esfuerzo colosal que desarrolla el Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya. Todos estos factores han impulsado el crecimiento del lugar como un centro de calidad mundial para los viajeros.

La Riviera Maya, como entidad turística, fue creada en 1999, y hoy es uno de los destinos más importantes de México con una gran afluencia internacional ¡Estamos hablando de apenas 15 años! ¿Cómo se construye una marca tan exitosa en tan corto tiempo? ¿Cómo lograr posicionarla tan pronto más allá de las fronteras? ¿Cómo edificar una conexión emocional tan intensa como la que hoy goza?

En 2004, Kevin Roberts publicó el libro Lovemarks, que definía a estas marcas como aquellas a las que les somos fieles más allá de la razón debido al lazo emocional que creábamos con ellas. Para que una marca así exista, Roberts aseguraba que debían darse tres ingredientes: Sensualidad, misterio e Intimidad.
Sensualidad

Las marcas deben provocar sensaciones, conectarse con los sentidos: nos regalan sonidos, luces, olores, texturas, sabores.

Source: www.luismaram.com

See on Scoop.itEstrategias Competitivas enTurismo: