Y el ganador es …

Eventos

Es verdad que un error puede cometerlo cualquiera, pero si sucede en televisión en vivo y transmitido a millones de personas, entonces mejor ser precavidos. Expertos en este tema son los organizadores del concurso Miss Universo y los premios Oscar.

En la edición 2015 de Miss Universo Steve Harvey, presentador del concurso de belleza, anunció erróneamente a Ariadna Gutierrez (“Miss Colombia”) como la ganadora cuando en realidad la corona era para Pia Alonzo Wurtzbach (“Miss Filipinas”). El comediante estadounidense tuvo que interrumpir la celebración y corregir: “la nueva Miss Universo es la filipina Pia Alonzo Wurtzbach”. El conductor inmediatamente pidió disculpas a las participantes y hechó la culpa de su metida de pata a la tarjeta donde aparecía los nombres de las finalistas y ganadora, que según él era confusa.

Algo parecido sucedió también en la última edición de los premios Oscar en Los Angeles. La ceremonia había transcurrido sin ningún inconveniente hasta llegar a la última y más importante categoría, la mejor película. Los encargados de anunciar esta categoría Warren Beatty y Faye Dunaway, abrieron el último sobre de la noche y leyeron “La la land” como mejor película, cuando la ganadora era en realidad “Moonlight”. Recién cuando el elenco de “La la land” se encontraba en el escenario y ya habían comenzado su discurso de agradecimiento, uno de los organizadores de los premios le informa a uno de los productores de la película que la victoria había sido un error y le pertenecía al otro elenco. Nuevamente el error fue debido a una confusión de tarjetas.

No cabe duda que estos bochornos quedarán grabados en la historia de ambos eventos, pero como dice el refrán quien no se equivoca, no aprende. Como aprendizaje de estos sucesos podemos recalcar la importancia de pedir disculpas y reconocer los errores lo más pronto posible, de manera de minimizar los efectos adversos. A su vez, por mi parte estoy segura que tanto los organizadores de Miss Universo como de los Oscar prestarán mucha más atención a uno de los elementos principales de sus eventos, las tarjetas con los resultados! La aplicación de controles continuos, en cada etapa del evento (pre, durante y post) es esencial para el éxito de los mismo. Es mejor prevenir que curar, y sobre todo cuando se está en directo.